Fundación para la Libertad de Prensa - FLIP

Logo Flip

 

Libardo Montenegro Quintero era un periodista y locutor reconocido por su amabilidad, carisma y compromiso social en el municipio de Samaniego, Nariño. Hoy, tras dos años de su muerte, recordamos su historia y su trabajo en la emisora comunitaria Samaniego Estéreo.

Desde muy pequeño, Libardo se enamoró de los micrófonos  gracias a su abuelo, fundador de la única emisora comunitaria de Samaniego. Allí, Libardo se desempeñó como periodista durante 20 años dirigiendo programas informativos y musicales.

Además de ser reconocido por su voz, Libardo se destacó por poner los micrófonos al servicio de la comunidad. Especialmente porque la emisora participaba de la iniciativa Radios Comunitarias por la Paz del Fondo Europeo para la Paz de Colombia. El periodista creaba espacios para hablar sobre los retos y las irregularidades en la implementación del Acuerdo de Paz y la defensa de los derechos humanos.

A las 9 y media noche del 11 de junio de 2019, Libardo regresaba a su casa, ubicada a unas cuadras de la estación de Policía, cuando fue sorprendido por dos desconocidos que se movilizaban en moto. Desde allí le dispararon varias veces, causándole la muerte.

En ese momento, la Policía aseguró que el asesinato de Libardo no estaba relacionado con su trabajo, a lo que añadieron que no era periodista sino un “voceador” de la emisora. Este hecho generó indignación entre sus colegas y preocupa a la FLIP, ya que el trabajo periodístico de Libardo era evidente, además, días antes Libardo había grabado y puesto al aire una cuña que convocaba a la comunidad a una movilización por la Paz.

El crimen causó miedo en el municipio. Pese a que la Procuraduría y el presidente Iván Duque se pronunciaron sobre los hechos, hasta el momento es poco lo que se sabe de los avances en las investigaciones y se teme que el crimen quede en la impunidad. 

En la FLIP no olvidamos el caso de Libardo Montenegro y pedimos una pronta actuación de la autoridades para esclarecer los motivos de su asesinato. Gracias por recordar con nosotros.

Para escuchar la historia completa de Libardo, los invitamos a escuchar el siguiente audio: 

Monday, 25 July 2022 05:00

Dos motivos, un asesinato

Fernando Bahamón Molina fue corresponsal de El Espectador, de la cadena radial Caracol y del Noticiero 24 Horas. También se desempeñó como locutor deportivo y tenía un programa de música vallenata en la emisora La Voz de la Selva. Bahamón enfocó su profesión como periodista regional en velar por los derechos de las personas más necesitadas, narraba la situación de violencia que sucedía en el departamento y realizaba denuncias sobre la mafia de cocaína.

Desde la FLIP, conmemoramos el arduo trabajo que desempeñó el periodista Fernando Bahamón que con pasión ejerció su profesión. 

Para escuchar la historia completa, te invitamos a reproducir el siguiente video: 

Monday, 06 February 2017 20:44

Edison Alberto Molina Carmona

Abogado y periodista. Dirigía el programa “Consultorio Jurídico” en la emisora Puerto Berrío Estéreo. Lideraba la oposición al alcalde Robinson Baena. Fue asesinado el 11 de septiembre de 2013 en Puerto Berrío, Antioquia.

 

Hace 20 años, el periodista en formación y líder comunal, Eduardo Estrada Gutiérrez, fue asesinado en el municipio de San Pablo al sur de Bolívar. Eduardo era presidente de la Asociación para el Desarrollo de la Comunicación y la Cultura de San Pablo y, a través de esta organización, impulsó la creación de una emisora comunitaria en la que se contaría cómo el conflicto armado y la corrupción afectaban la región. Sin embargo, a causa de su asesinato, esta emisora nunca llegó a estar al aire.

Han pasado 20 años desde que las balas silenciaron la voz de Eduardo. Hoy, el municipio de San Pablo apenas tiene una emisora comunitaria. 

En la FLIP no olvidamos el esfuerzo de Eduardo por exponer los crímenes e irregularidades en el Magdalena Medio y su lucha por defender los derechos de la población. Gracias por recordar con nosotros. 

Para escuchar la historia completa, vea el siguiente video: 

Monday, 06 February 2017 20:49

Efraín Varela Noriega

Periodista. Era director del programa “Hablemos de política con Varela” y del noticiero “Actualidad Informativa”. Además, era dueño de la emisora Meridiano 70. En sus programas denunciaba atropellos de grupos paramilitares y el Ejército. Su nombre había aparecido en una lista de objetivos militares de las AUC. Fue asesinado el 28 de junio de 2002 en Arauca.

 

La voz que acaban de escuchar era la de Efraín Varela Noriega periodista, locutor y director de la emisora Meridiano 70. Desde allí se dedicaba a la crítica política. Hoy, tras 19 años de su muerte, recordamos su trayectoria.

El 23 de noviembre de 2015, el Consejo de Estado reconoció y condenó la responsabilidad del Estado en el asesinato del periodista. Además, confirmó la responsabilidad de la Brigada XVIII del ejército como cómplices del crimen al permitir el accionar del Bloque Vencedores de las autodefensas. 

En la FLIP no olvidamos el esfuerzo de los periodistas por denunciar la corrupción y la violencia en defensa de los derechos humanos. Gracias por recordar con nosotros.

 

Guillermo Cano fue asesinado hace 34 años, cuando salía de las oficinas de El Espectador en Bogotá. El Cartel de Medellín lo puso en la mira luego de que liderara fuertes críticas hacia Pablo Escobar. 

A pesar de que este fue un caso muy mediático y emblemático, su investigación no ha sido especialmente eficiente. A penas en 2019 se impuso medida de aseguramiento a dos presuntos coautores: Gustavo Adolfo Gutiérrez Arrubla, alias Maxwell y Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye. Debido a la muerte de Popeye, a inicios del 2020 la Fiscalía decidió cerrar la investigación que tenía en su contra. 

Hoy honramos su legado, a través de los recuerdos de su hijo Fernando, y decimos no olvidamos. 

 

Guillermo Cano, el valiente

 

Fernando Cano, hijo de don Guillermo, recuerda en esta entrevista, realizada por Camilo Jiménez, cómo fueron las épocas en las que El Espectador empezó a ser atacado. Esta conversación hace parte de uno de los informes que la FLIP entregó a la Comisión de la Verdad en noviembre de 2020.

Guillermo Cano fue uno de los primeros que criticó de frente a Escobar y al narcotráfico en general, pero ¿él conocía los riesgos que producían sus posturas?

El Espectador estaba bastante solo en eso. Nadie lo secundó, ni lo acompañó, y eso abrió un vacío porque llevó al periódico a ejercer una función que no le correspondía: ser el procurador de la Nación. Don Guillermo tenía un clamor: “¿Dónde están las entidades del Estado que deben ponerse al frente de esto?”. Esos dos años entre el asesinato de Lara y el de don Guillermo fueron tensos y terribles. Pero no recuerdo haber visto nunca ni en él ni en los redactores que cubrían esas fuentes ningún temor de avanzar con esas investigaciones.

¿Cómo recuerda los días del asesinato de don Guillermo?

Al siguiente día del asesinato, nos llegó una carta en que nos decían que yo, mi hermano y mi mamá éramos los siguientes. Dijimos: “Mierda, esto no se detuvo acá”. Pero eran tan recientes la rabia y el dolor que decidimos no abandonar la lucha. En reuniones en las que estuvieron don José Salgar, otros directivos y mis otros tíos decidimos seguir publicando notas sobre el narcotráfico, no solo sobre los carteles sino también sobre sus colaboradores en el poder económico. Ahí no hubo ninguna autocensura. 

El asesinato a Guillermo Cano era un ataque contra todo el diario, que posteriormente sufriría más atentados contra sus periodistas e infraestructura. En palabras de Cristian Valencia, escritor de otro de los informes entregados a la Comisión, El Espectador “era el único medio con cobertura nacional que se atrevía a poner en boca de todos las discusiones necesarias para la consolidación de una nación pluralista, diversa y multicultural, que serían los pilares, a la postre, de la Constitución del 91”.

Para conmemorar este aniversario, creamos esta línea del tiempo con los principales hitos en la investigación del asesinato de Guillermo Cano. 



 

A comienzos de los años 90, el periodista Mario Prada Díaz, oriundo de Barrancabermeja, Santander, llegó al municipio de Sabana de Torres con el propósito de ejercer su profesión en medios locales. A mediados de 1999 fundó Horizonte Sabanero, un diario mensual que se dedicaba a cubrir temas de desarrollo social, cultural y comunitario, y para 2002 ya se había expandido hasta Barrancabermeja y Puerto Wilches. 

Prada también ejerció como secretario del concejo de la Unión Patriótica, lo cual conllevo estigmatizaciones y relacionamiento con la guerrilla. Sabana de Torres, a dos horas y media de Bucaramanga, padeció el conflicto armado, y para finales de los noventa y comienzos del 2000 había una disputa territorial por parte de grupos paramilitares y guerrilleros. 

Alberto Bretón, amigo cercano a Mario Prada, recuerda que como profesional estaba muy interesado en temas como la corrupción o el orden social: “un periodista que le gustaba investigar las cosas que pasaban en el municipio, le gustaba que las cosas funcionaran, pero de pronto a algunas personas no les agradaba que hablara abiertamente de ciertos asuntos”. Curiosidad o compromiso, lo cierto es que veló por los intereses y los recursos de su comunidad, “me parece que tenía buenas intenciones, pero en mi concepto era peligroso decir las cosas, no más con decirlas ya se estaba metiendo en un problema”, afirmó Bretón. 

La autocensura para él no fue nunca una opción y por eso en una publicación, que luego se convertiría en su última editorial, denunciaba el mal manejo en la administración de los recursos municipales. “Los pueblos por lo general deben tener periodistas porque a la corrupción le fascina que nadie la cuestione, es feliz cuando nadie dice nada, y los pueblos están reducidos a quedar en la calle cuando hay dirigentes corruptos que se roban todo el presupuesto y más en un municipio tan rico como lo es Sabana de Torres”, adiciona Bretón. 

“Mario era una de esas personas entregadas a decir la verdad de lo que está sucediendo, y decir la verdad en estos municipios en situaciones en las que hay actores armados es un peligro. Decir la verdad es casi ponerse en la mira de un asesino”, afirmó su amigo. En una conversación con Mario, Bretón le había aconsejado que se fuera del municipio debido a que la situación era compleja y había muchas personas que criticaban el trabajo que realizaba. 

El 10 de julio del 2002, un día antes de la desaparición del periodista, algunos medios de comunicación de la zona habían manifestado su rechazo por la intimidación a la prensa local por parte de grupos al margen de la ley, y pedían que se respetara el derecho a informar de manera libre, veraz e imparcial. El 11 de julio se dejó de tener conocimiento sobre el paradero del periodista, y al día siguiente fue hallado su cuerpo con cuatro impactos de bala en la cabeza en un sector conocido como Los Pinos. 

Con la muerte de Prada, el diario Horizonte Sabanero desapareció y este territorio se sumó a la lista de los municipios más complejos para hacer periodismo en Colombia.  

Page 3 of 11