Fundación para la Libertad de Prensa - FLIP

Logo Flip

 
Miércoles, 02 August 2017 11:48

Jairo Elías Márquez Gallego

Márquez denunciaba los nexos con el narcotráfico del excongresista Carlos Alberto Oviedo. Márquez denunciaba los nexos con el narcotráfico del excongresista Carlos Alberto Oviedo. Foto: Archivo particular, intervención FLIP.

El creador de la revista El Marqués, de Armenia, empezó su carrera periodística como locutor y narrador de fútbol. Sin embargo, la falta de una revista de carácter político en el departamento llamó la atención del periodista, por esta razón dedicó el resto de su carrera a la denuncia y la sátira política.

Su especial interés en la narración deportiva hizo que se trasladara a Bogotá para estudiar en una escuela de locución. Regresó a Calarcá y la necesidad de independencia profesional y sus habilidades para los negocios aumentaron el deseo de tener un medio de comunicación propio. “Recuerdo que cuando él regresó al municipio yo le dije que si quería lo metíamos a Radio Reloj, una emisora de Calarcá. Él me respondió: “No, a mí no me gusta depender de alguien, yo quiero ser independiente””, recuerda Álvaro Ortiz periodista y amigo de Márquez.

Márquez empezó narrando partidos de fútbol de manera independiente junto a Ortiz. “Recuerdo que él me decía que nos fuéramos, y con una grabadora mientras él narraba yo le hacía comentarios. El gusto por el deporte, especialmente el fútbol, siempre nos unió”, comenta Ortiz. Pero no fue sino hasta 1985 cuando Márquez decidió poner a circular la revista El Marqués, en compañía de Álvaro Ortiz y Gilberto Montalvo. La rudimentaria y antigua tipografía de su padre se convirtió en el principal aliado del periodista durante el proceso de creación del medio. “Las primeras revistas se hicieron de esa manera, levantando letra por letra. Él se amanecía levantando letra por letra los chibaletes, y después la imprimía de manera manual”, recuerda Gilberto Montalvo, entonces director de El Marqués.

Con el traslado de El Marqués a Armenia, la publicación, que para entonces había tenido un carácter meramente deportivo, empezó a tratar temas relacionados con la política de la región. “Él vio que el departamento del Quindío no tenía una revista política en donde se mostrara lo que pasaba en la región, y fue ahí cuando convirtió la revista en lo que es el día de hoy”, cuanta Marleny Moreno, viuda de Márquez. La revista era reconocida, principalmente, por su naturaleza satírica que denunciaba de forma burlesca irregularidades en la administración pública.

Sin embargo, fue su humor caricaturesco, cínico y directo, el que años más tarde despertaría el odio y la enemistad de integrantes de la clase política de la región. “Él decía lo que sentía, sin muchas veces medir las consecuencias”, recuerda Marleny. Ella cuenta que Márquez había recibido algunas amenazas en su contra, pero sus denuncias fueron en vano. Luego del asesinato, los integrantes de la policía negaron haber recibido algún tipo de petición por parte de Márquez.

Jairo Elías Márquez Gallego fue asesinado el jueves 20 de noviembre, entre las 6:00 y las 6:20 de la tarde, cerca de la calle 22 de Armenia. “Yo digo que a él ya lo estaban siguiendo y decidieron no matarlo delante del niño, porque él estuvo toda la tarde compartiendo con el niño”, recuerda Marleny. Días antes de su asesinato Márquez ya había conseguido el dinero para comprar una rotativa y poner a funcionar un periódico, Ortiz recuerda que le pidió que fuera el director del nuevo proyecto.

Para muchas de las fuentes consultadas por la FLIP, el asesinato de Márquez, y del periodista Ernesto Acero Cadena en Armenia dos años antes, son resultado de los constantes ataques a la crítica por parte de un sector con poder político y económico suficiente  para acallar las voces de denuncia y atacar la libertad de expresión en la región. “Él creía mucho en la libertad de prensa, que los medios de comunicación no debían estar contaminados de nada, de política ni de nada.”, cuenta Marleny. Aunque se ha tenido que enfrentar a muchas dificultades, el Marqués sigue funcionando. Marleny Moreno junto a algunos periodistas que fueron colegas de Márquez han hecho lo posible por mantener viva su memoria y su legado.

Han pasado 20 años y el crimen sigue impune. Este lunes 20 de noviembre del 2017 prescribió el caso sin ningún avance significativo en materia penal.

En respuesta a un derecho de petición enviado por la FLIP sobre este caso, la Fiscalía contestó que tras dos décadas de ocurrido el crimen “la investigación se encuentra en indagación preliminar” y que dentro de la misma “no se han proferido sentencias”. Ya fallecieron o asesinaron a las personas señaladas de participar en el crimen y la Fiscalía no verificó las hipótesis o líneas de investigación que se propusieron en los años siguientes al 20 de noviembre de 1997.

Ya son 78 casos que han prescrito de los 154 periodistas y comunicadores que han sido asesinados en Colombia por causas asociadas a su oficio. Márquez se suma a los 129 crímenes contra periodistas que continúan en completa impunidad y que ponen en duda las garantías para el ejercicio del periodismo en Colombia.

Información adicional

  • Fecha: Jueves, 20 Noviembre 1997
  • Medio: El Marqués
  • Ciudad: Armenia
  • Departamento: Quindío
  • Estado del proceso: Resolución de Preclusión a favor de 4 personas, la cual absolvió a los autores materiales. El presunto autor intelectual falleció.